2020-10-15

Hidratación en un equipo de Liga Nacional de Basquetbol

Durante el ejercicio, el trabajo muscular genera una enorme cantidad de calor que debe ser disipada para evitar alzas peligrosas de temperatura corporal. Un 80% de este calor es disipado por evaporación del sudor, generando una deshidratación que puede tener consecuencias para la salud y el rendimiento deportivo. Un estudio mostró que, a medida que la pérdida de fluido crece desde un 1% hasta un 4% del peso corporal, los jugadores de baloncesto experimentan un deterioro progresivo del rendimiento en tiro y velocidad.

El presente post es un extracto de una estudio realizado con 15 jugadores del Club Deportivo Universidad Católica (CDUC), que participaron en la Liga Nacional de Básquetbol de Chile (LNB), durante la temporada 2015-16 que buscaba establecer sus tasas de sudoración, los niveles de hidratación pre y post entrenamiento y la cantidad de agua que bebían durante un entrenamiento.

Métodos

El estudio se realizó durante un entrenamiento consistente en 60 minutos de entrenamiento de fuerza seguido de 105 minutos de baloncesto durante la parte final de la fase regular del torneo de la temporada 2015-2016 de LNB. La sesión se llevó a cabo entre las 19:00 y 22:00 a una temperatura ambiente de aproximadamente 20°C. Las principales características del grupo son las siguientes.

Antes de iniciar, cada jugador fue pesado (seco y usando sólo ropa interior), se midió su gravedad específica de orina (USG) y recibió una botella con agua de previamente pesada. Los jugadores fueron instruidos de beber sólo de sus botellas, sin compartirlas ni usarlas para un fin distinto al beber. 

Durante el entrenamiento, se controló que los jugadores bebieran exclusivamente de sus botellas y la orina producida por cada jugador fue recogida y pesada. Al terminar, el peso corporal y el peso de las botellas fue nuevamente controlado.

Hidratación al llegar a la cancha

De acuerdo con los valores de USG, sólo un jugador llegan a la cancha bien hidratados, uno con deshidratación mínima, 10 jugadores con deshidratación significativa y 3 con deshidratación seria.


La fracción de jugadores deshidratados al iniciar la práctica es muy alta (13/15) y mayor que la encontrada en un estudio de 2009, realizado en jugadores NBA, en el cual el 59% de ellos comenzaba los partidos con algo de deshidratación. Estos valores muestran la necesidad de educar y establecer estrategias de hidratación que atiendan a necesidades individuales. En este sentido, es importante mencionar que dos de los jugadores que llegaron al entrenamiento con nivel de “deshidratación seria”, eran refuerzos extranjeros que sólo bebían agua embotellada y en el otro extremo, los dos jugadores que llegan en estado “bien hidratado” o con “deshidratación mínima” eran los únicos jugadores nacionales cuya ocupación fuera del baloncesto era un trabajo de oficina. El resto eran todos estudiantes de educación superior.

Ingesta de agua durante la práctica

Los jugadores perdieron por sudor un promedio de 1840,5 ml (de 1032 a 2706 ml) de líquido y bebieron en promedio 959 ml de agua (de 221 a 1717 ml).

Los valores de ingesta de agua, indican que permitir que los jugadores beban a voluntad no es suficiente para recuperar el volumen de fluido perdido. Los jugadores recuperaron en promedio sólo el 54% del sudor perdido (de 15,6% a 92,4%). Este se puede ser explicado debido a que la ingesta de agua está impulsada por el mecanismo de la sed, que a su vez responde a un aumento en osmolaridad de la sangre que puede no haber sido suficientemente afectada debido al contenido de sales del sudor o al poco volumen perdido. Además, la sensación de sed comienza a inhibirse cuando el agua está en la boca y faringe, mucho antes que el agua se ha distribuido por el cuerpo, por lo que es natural dejar de beber antes de beber antes de recuperar todo el líquido perdido.

Tasa de sudoración durante el entrenamiento de básquetbol

La tasa de sudoración del grupo en la parte de baloncesto del entrenamiento, es 945,7 ± 340,3 ml/h, valor algo mayor que el valor de 872 ± 175 ml/h, encontrado en un estudio realizado en jugadores de baloncesto universitario de Estados Unidos. Otro estudio observó las pérdidas de sudor de jugadores de 16 a 18 años, del Instituto Australiano del Deporte y encontró 1039 ± 169 ml/h y 1371 ± 235 ml/h en las sesiones de invierno y verano respectivamente. 

Considerando las tasas de sudoración encontradas en el presente estudio y en la literatura, parece razonable usar valores entre 1000 y 1200 ml/h como referencia general para establecer estrategias de hidratación, cuando no se dispone de datos individuales.

Hidratación al terminar en entrenamiento

La pérdida de peso media encontrada es de 1,012 ± 0,539 kg, lo que representa una pérdida relativa de 1,14% ± 0,57%. La distribución de estos valores en el presente estudio, indica que hay 6 jugadores bien hidratados y 9 jugadores con deshidratación mínima, lo que indica que esos 9 podrían mostrar bajas en el rendimiento (pérdida de peso sobre un 1%). 

Estos valores de pérdida de peso parecen no ser muy altos, sólo llegando al nivel deshidratación mínima, sin embargo, los niveles de deshidratación al inicio del entrenamiento sugieren que la pérdida de peso por si sola, subestima el nivel real de deshidratación post-entrenamiento ya que la pérdida de fluido por sudor se daría en individuos que en su mayoría comienzan la sesión de entrenamiento deshidratados.

Conclusiones

  • La mayoría de los jugadores llega a la cancha deshidratado. Es necesario educar y establecer estrategias de hidratación aplicar durante el día. 
  • Los jugadores recuperan algo más de la mitad del peso que pierden por sudor.
  • Las pérdidas de peso llegan al 2%, valor que podría generar bajas en el rendimiento, sin embargo se estima que la deshidratación real es mayor ya que la mayoría de los jugadores comienza la práctica en un estado deshidratado.
  • En promedio, los jugadores muestran una tasa de sudoración de casi 1,0 lt/hr, valor que puede usarse como referencia para establecer estrategias de hidratación.
Esta información debe usarse para generar una estrategia de hidratación, tema que será tratado en un próximo post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario