2020-07-19

Sesgo por Efecto de Edad Relativa en Baloncesto Chileno

¿Qué es el Sesgo?

Sesgo se define, en estadística, como un "Error sistemático en el que se puede incurrir cuando al hacer muestreos o ensayos se seleccionan o favorecen unas respuestas frente a otras". Otra definición, es "el error humano, intencional o no intencional que se comete al ejecutar el muestreo y que generalmente es sistemático". Por ejemplo, las mujeres componen algo más del 50% de la población, pero en el Fondecyt (Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico) 2017, apenas el 26% de los recursos para investigación fue adjudicado a científicas. Los varones, por el sólo hecho de ser varones, tenemos una mejor chance de llegar a recibir dichos fondos.

Sesgo en el Deporte

En el mundo del deporte competitivo, existe un tipo particular de sesgo conocido como Efecto de Edad Relativa, que se manifiesta en una sobre representación de deportistas nacidos en los primeros meses del año (Enero a Marzo) o una sub-representación de los nacidos a fin de año (Octubre a Diciembre) en los niveles altos de rendimiento. Los nacidos al inicio del año calendario, por ese hecho, tienen una mejor chance de llegar al alto nivel.

Este fenómeno ha sido documentado en diversas disciplinas y contextos: Judo en los JJOO, programas de tecnificación de Remo en España, Hockey sobre Hielo en Canadá, la ATP, el Balonmano alemán, entre otros. En Baloncesto, un estudio realizado en los mundiales masculinos U17, U19 y U21 entre 1979 y 2011, arrojó una sobre-representación de los jugadores nacidos durante el primer trimestre del año (34,32% en vez del 25% esperado) y una sub-representación de los nacidos durante el cuarto trimestre (14,83% en vez del 25% esperado).

¿Cómo se explica este fenómeno?

Una posible explicación del fenómeno, es la ventaja física que en edades tempranas tienen los jugadores mayores. Por ejemplo, un niño de 10 años, dentro del 5% más pequeño para su edad, pesará 22 kilos y medirá 126 cm aproximadamente, mientras un niño de 11 años dentro del 95% más alto para su edad, pesará 49 kg y medirá 154 cm aproximadamente. Así, un niño pequeño de 10 años, podría ser 28 cm. más bajo y 27 kg más liviano que un madurador temprano de 11 años, con una diferencia de edad de tan sólo un año.

Al ser el baloncesto un deporte donde cualidades físicas como la estatura, fuerza y velocidad, son determinantes y dependientes de la edad del niño, es muy probable que un jugador de mayor edad tenga ventaja sobre sus compañeros menores, aún dentro de la misma categoría. Esta ventaja física, determinará un mayor rendimiento que, en un contexto competitivo, implicará probablemente mayor tiempo de juego y promoción a niveles superiores de competencia, con el consecuente reconocimiento del entorno y exposición a más y mejor entrenamiento, factores que en conjunto determinan un crecimiento de la diferencia de rendimiento que pueden tener los niños nacidos en los primeros meses del año respecto de los nacidos más tarde, quienes además, presentan mayores probabilidades de abandono, sobre todo si son maduradores tardíos.

Este efecto sobre ambos grupos de jugadores, determinaría que una mayor proporción de jugadores nacidos al inicio del año (justo después de la fecha de corte) llegue a estar disponible para ser seleccionado en los equipos de mayores, lo que explicaría este fenómeno en dicho nivel, donde la ventaja física debido a la mayor edad ya no es un factor.

Efecto de Edad Relativa Liga Nacional de Básquetbol (LNB) 2019-2020

De acuerdo a los registros de LNB 2019-2020, hay 183 jugadores chilenos (con su fecha de nacimiento registrada) en los 12 equipos de primera división, cuya distribución por mes de nacimiento es la siguiente:


Por otro lado, de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), entre los años 1977 y 2005 (rango de años de nacimiento de los jugadores actualmente en LNB) la distribución porcentual de nacimientos en Chile fue la siguiente:


Ahora, si aplicamos estos porcentajes a los 183 jugadores de LNB, se obtienen la cantidad esperada de casos por mes, es decir, sin ningún sesgo relacionado con el mes de nacimiento:



El siguiente gráfico muestra en barras anaranjadas, el número de Casos Esperados (de acuerdo a porcentajes entregados por el INE) y en barras celestes, el número de Casos Observados (de acuerdo a lo que dicen los registros de LNB). Es fácil ver que las barras naranjas se mueven entre 14 y 16 en todos los meses, mientras las barras celestes tienden a ser muy altas el primer semestre, (25 en enero) y bajas durante el segundo semestre (sólo 7 en diciembre).  

Distribución de Jugadores por mes de nacimiento (183 registros)

Lo anterior queda aún más claro en la siguiente figura. Se gráfica la diferencia relativa entre las el número de casos observados y esperados. Los nacidos en el mes de enero están un 56% sobre-representados entre los jugadores de LNB (son 25 en LNB y según los nacimientos en Chile se esperaría fuesen sólo 16) y los nacidos en diciembre están un 53% sub-representados (son sólo 7 en LNB y según los nacimientos en Chile se esperaría fuesen 15). Además los nacidos en los últimos cinco meses del año se encuentran sub-representados (barras en rojo).

Diferencia relativa entre la Frecuencia Observada (LNB 2019-2020) y la Esperada (INE 1977 a 2005)

Aceptando que los resultados encontrados, nos son casuales (p = 4,477% en la prueba de Chi cuadrado) y que el talento para jugar al baloncesto se distribuye de manera independiente del mes de nacimiento del jugador, debemos concluir que el sistema de formación de jugadores de baloncesto, del cual provienen los jugadores chilenos actualmente en la LNB, tiende a privilegiar a los nacidos durante el primer semestre, especialmente los nacidos en enero respecto de los nacidos el segundo semestre, especialmente los nacidos en diciembre. 

¿Qué implicancias tiene este fenómeno?

Los datos anteriores en ningún caso indican algún tipo de intencionalidad por parte de entrenadores o dirigentes, sino que manifiestan la natural ventaja que un jugador de mayor edad tiene en un deporte como el baloncesto. Sin embargo, no debemos dejarlo pasar como algo irrelevante ya que tiene potenciales consecuencias a nivel de jugadores y a nivel institucional.

A nivel de jugadores, constituye un trato injusto hacia los nacidos hacia fin de año. Un niño nacido en enero, por este sólo hecho, tiene un 3,57 veces más probabilidades de jugar en LNB que un niño nacido en diciembre. A nivel institucional, el Efecto de Edad Relativa representa un desperdicio de potencial talento debido al abandono temprano de maduradores tardíos y jugadores nacidos hacia fin de año. Estudios han señalado que deportistas con un desarrollo biológico tardío, desarrollan más los aspectos técnicos y tácticos durante su etapa madurativa, con el fin de contrarrestar su menor potencial físico, lo que podría ser determinante de un mayor rendimiento en categorías y niveles superiores.

El presente estudio en ningún caso es definitivo, considera sólo un torneo. ¿Pasará lo mismo en Liga Saesa, Campioni del Domani, Torneos Nacionales Federados y al interior de los clubes? ¿Se dará lo mismo en el baloncesto femenino?. Creo que vale la pena seguir estudiando el fenómeno, ya que en el deporte nacional no sobra nadie. No vaya a ser cosa que se nos pase un potencial seleccionado o seleccionada nacional, por el sólo hecho de haber nacido en diciembre.

En un próximo post, mostraré un par de propuestas que podrían ayudar a disminuir este sesgo.

1 comentario:

  1. Excelente análisis, es interesante como los entrenadores trabajan los fundamentos del basquet para todos por igual y no se dejen llevar por facilidades físicas o madurativas.

    ResponderEliminar